CON TODA LA CHANCLA

Me reí mucho cuando mi hija Marié me relató sus impresiones de la jerga de los pilotos en el Rally AMPPA-VERACRUZ-98: cuando decían que para romper el globo "metían toda la chancla" y para el aterrizaje a la marca "sacaban toda la chancla" se los imaginaba descalzos, con una chancla de hule en la mano, que sacaban y metían por la ventanilla.

Si se pone uno a pensarlo, son expresiones curiosas: la chancla, la flauta, la galleta. Todas se refieren al "mecanismo que regula la entrada de mezcla explosiva en la cámara de combustión, y permite acelerar más o menos el régimen de revoluciones del motor", como define la Real Academia al acelerador, aunque ya sabemos que en aviones con hélices de velocidad constante no hay tal aceleración, sino un aumento de potencia. Debo confesar que hace 18 años, cuando cambié mi Cessna 172 por el 182 que actualmente tengo, aunque tenía claro el funcionamiento de la hélice de velocidad constante, el concepto de aumento de potencia sin aumento de RPM fue algo que me costó trabajo comprender.

El acelerador, además de mover la "mariposa" o "papalote" del carburador, mueve uno de los mecanismos menos conocidos de los carburadores de aviación: el "economizador". Resulta que si un carburador se ajustara con la mezcla adecuada para que el motor no se sobrecaliente a alta potencia, la mezcla resultaría excesivamente rica a baja potencia y se desperdiciaría combustible (entre otros inconvenientes). Para evitar este desperdicio, los venturis y espreas de los carburadores vienen calibrados para potencia media y el carburador cuenta con una válvula (el economizador) que se abre sólo cuando el acelerador está a fondo, suministrando combustible adicional. En los motores de inyección no hay "economizador", pero el mismo efecto de enfriamiento con combustible adicional es producido por la unidad de control de inyección (notorio en el indicador de flujo de combustible).

Cuando "recortamos potencia", el economizador se cierra y la refrigeración adicional desaparece. Por este motivo, cuando el motor está sometido a mayor esfuerzo y menos enfriamiento por aire de impacto debido a la baja velocidad del avión, como en el despegue y ascenso, es recomendable hacerlo "con toda la chancla", y en ascenso reducir las RPM variando el paso de la hélice. Es decir, operar "over square" (ver NotiAMPPA de abril).

Por supuesto, lo de "toda la chancla" no es válido para motores turbo supercargados (que desarrollan presiones de manifold superiores a la estandard), aunque sí para los turbonormalizados (que sólo compensan la perdida de presión por altitud). Lo de "over square" es aplicable a todos, dentro de los límites establecidos en el manual de operación.

Volviendo a la jerga ¿de dónde salió "la chancla"? Supongo que del acelerador de los automóviles, que se pisa. Supongo también que "la flauta" es un eufemismo fálico. Pero ¿y "la galleta"? Sé que se usa coloquialmente como sinónimo de fuerza (métele galleta), pero no imagino su origen. Quizá el querido doktor Reinking, quien después de la mariscada en Veracruz se fue a ver a las muchachas a la playa, y alguna vez nos aclaró lo de "vol-rasant", pueda sacarnos de dudas.

Por cierto, entre las definiciones de galleta que encontré en el diccionario, está la siguiente: "En Cuba, hombre casado de edad provecta, que pretende pasar por soltero y joven".