The GPS week #1024 rollover

Probablemente todos hemos leído sobre el problema que se presentará en los calendarios de muchos sistemas de cómputo el primero de enero del año 2000. Dado que, para ahorrar memoria, las primeras computadoras fueron programadas con los dos primeros dígitos (19) fijos, cuando lleguemos al año 2000, los dos últimos dígitos cambiarán a 00 y los sistemas se comportarán como si fuera el primero de enero del año 1900. Para algunos usuarios, los bancos por ejemplo que computan diariamente los intereses de las tarjetas de crédito, el problema es muy grave y están buscando una solución antes de que el tiempo se les agote y empiecen a mandar estados de cuenta en los que el banco le debe intereses al tarjetahabiente.

Hay un problema similar con los GPS, que no es tan conocido pero nos afectará a quienes usamos este sistema para navegar.

Resulta que los satélites GPS fueron diseñados con sólo diez posiciones en el contador binario de semanas del reloj-calendario, por lo que el máximo número de semanas que pueden contar es 1024 (2 elevado a la décima potencia), antes de reciclar (rollover) el contador a ceros (como el contador de kilómetros de un auto, que vuelve a empezar cuando llega a 999999).

La semana uno del sistema GPS se inició a las 00 UTC del 6 de enero de 1980 y la semana 1024 terminará a las 2400 UTC del sábado 21 de agosto de 1999. ¿Qué pasará el 22 de agosto? que los satélites GPS "creerán" que es 6 de enero de 1980 y empezarán a transmitir a los receptores las posiciones en las que estuvieron en esa fecha y no las reales.

En opinión de un experto de Rockwell Communications, "será como si, de la noche a la mañana, alguien cambiara todos los VOR y DME del mundo a lugares secretos que nadie conoce".

La FAA ha emitido un boletín, titulado "The GPS week #1024 rollover", que dice: "El sistema cronométrico del GPS reciclará (de diez unos a diez ceros, dado que no hay undécima posición que pueda cambiar de cero a uno) a la medianoche del 21 al 22 de agosto de 1999 ... aunque aparentemente las transmisiones de los satélites GPS contienen suficientes datos para no afectar la navegación al reciclar en 1999, no se ha demostrado que los programas de todos los receptores puedan seguir el paso del sistema reciclado ... se recomienda a los usuarios ponerse en contacto con el fabricante de su receptor".

El problema no es fácil de resolver. Los receptores GPS que usamos, cumplen con las especificaciones originales que la FAA dio a los fabricantes, pero a la FAA "se le pasó" el detalle del calendario y no lo incluyó. Si los fabricantes hubieran sabido que el calendario volvería a "ceros" cada 1024 semanas, podrían haberlo solucionado en el software de los receptores.

Por supuesto, la FAA ya envió nuevas especificaciones a los fabricantes y los receptores GPS que en lo sucesivo se fabriquen ya tendrán previsto y resuelto el problema y seguirán funcionando normalmente en cada "rollover" (lo cual tomará 19.6 años para que vuelva a suceder, pero no es consuelo para los millones de actuales usuarios del GPS).

Los grandes usuarios del GPS están presionando al gobierno de los EUA para que gaste unos cuantos millones de dólares en substituir algunos de los satélites por otros que tengan más de diez "bits" en el reloj-calendario, con lo cual se evitaría la crisis de agosto para todos.

Si eso no se da, la solución será enviar nuestros receptores a la fábrica para que sean reprogramados (lo cual en la mayoría de los modelos portátiles es más caro que fabricarlos), usar LORAN, Glonass (el GPS ruso) o comprar un receptor GPS nuevo.

Por si las dudas, el 21 de agosto de 1999 a las siete de la noche, hora de verano, es mejor que Jorge Cornish y Alfredo Dehmlow se queden en casa.