TAUROMAQUIA CON VIENTO CRUZADO

Siendo la pista de Xalapa 08-26, en época de "suradas" y "nortes" los aterrizajes son, frecuentemente, con viento cruzado. Ver los toros desde la barrera se convierte entonces en un pasatiempo casi sádico de quienes están en tierra.

Al aterrizar con viento cruzado el piloto intenta, como en cualquier aterrizaje, cumplir cuatro condiciones: a) que la velocidad vertical sea mínima; b) que la velocidad horizontal sea cercana a la de desplome; c) que el eje longitudinal del avión se encuentre paralelo al de la pista; y d) que el desplazamiento del avión sea exactamente en el sentido de la pista.

Para lograr con viento cruzado las dos últimas, en el momento de tocar ruedas el alerón del lado del viento debe estar arriba y el timón a sotavento, no hay de otra. Las técnicas son tres: deslizamiento (sideslip), cangrejeo (crabbing) y patada (kickoff).

El deslizamiento hacia el viento es la técnica más común. Consiste en bajar con el bastón el ala del lado del viento y evitar el viraje con el pedal contrario. Dado que al ir descendiendo la intensidad del viento va variando, requiere de continuos ajustes con los controles cruzados. Si el viento es demasiado fuerte, el timón puede llegar a ser insuficiente para contrarrestar a los alerones; y si una ráfaga sube el ala baja, ya no hay más alerones. Es, en opinión de afamados instructores, una técnica deleznable.

El cangrejeo consiste en hacer la aproximación final compensando la deriva tal como se hace en vuelo de ruta, y una vez que se está sobre la pista cambiar a un deslizamiento. No tiene la limitación (para fines prácticos) del timón y las correcciones con controles cruzados son más breves. Es la técnica recomendable para la mayoría de pilotos

La patada es la técnica que requiere mayor dominio del avión que se vuela. Consiste en mantener el cangrejeo hasta casi tocar la pista y entonces bajar el ala del lado del viento y "patear" el pedal contrario para alinear el avión. Al bajar el ala, la rueda correspondiente hace firme contacto con la pista y se mantiene ahí con presión de alerón, aplicando el pedal necesario para mantener el rumbo de pista hasta que cae la otra rueda. Esta técnica fue desarrollada para los grandes jets, pero es excelente en cualquier avión.

Por supuesto, realizar aterrizajes con viento cruzado sólo cuando ya no queda de otra, es darle diversión a los tendidos. Más vale practicar frecuentemente y estar listo para tomar el toro por los cuernos. El aeropuerto de Veracruz, con anchas pistas perpendiculares, es ideal para hacerlo y los controladores acceden con amabilidad cuando se les solicita la otra pista. Probablemente también son aficionados a la tauromaquia.

TRIVIA

En Xalapa, un avión se halla enfilado a la pista 26 a 90 nudos y el piloto requiere 30º de corrección hacia la derecha para compensar la deriva; hace un rápido cálculo y decide irse a la pista 36 de Veracruz. ¿De cuánto es el viento cruzado que no quiso lidiar al aterrizar?

 

 

 

 

La formula es: Vcruzado=90 (sen 30º) y la respuesta es 45 nudos. El modo de calcularlo mentalmente es aplicar la regla de "uno a sesenta", como cuando se calcula la distancia a un VOR o la deriva en ruta. Por cada 60 nudos de velocidad del avión, cada grado de corrección corresponde a un nudo de componente de viento cruzado.