EL TIMON DE DIRECCION NO ES PARA VIRAR

 

Es una lástima que el timón se llame de dirección, porque nunca produce un viraje (excepto en tierra) Los pájaros viran con elegancia y no tienen timón de dirección y si nuestros aviones fueran perfectos tampoco lo necesitarían.

Un avión cambia de dirección exclusivamente con sus alas y el plano vertical. En un banqueo la fuerza de sustentación, que es perpendicular al plano de las alas, empuja al avión haciendo que se desplace de costado, y continuaría volando de lado si no fuera porque el plano vertical opone resistencia al desplazamiento lateral y mueve la cola hacia el lado del ala alta.

Esto debiera bastar para producir un viraje coordinado. Si no sucede así es porque los alerones modifican la sustentación de las alas, pero también su resistencia al avance.

La sustentación es siempre directamente proporcional a la resistencia y en un viraje el ala que sube tiene mayor resistencia al avance que la que baja, provocando que la nariz del avión trate de apuntar en dirección opuesta al banqueo. Para compensar esta tendencia es que usamos el timón.

Si no necesitáramos alerones para iniciar el viraje, tampoco necesitariamos timón; prueba de ello es que una vez establecido el viraje, cuando neutralizamos los alerones tenemos que neutralizar también el timón... y el avión (si es neutro) continúa virando coordinadamente.

 

TRIVIA

Un avión de carga no presurizado viaja en vuelo de crucero a 7000 pies llevando en el interior miles de pichones sueltos posados en su piso. Repentinamente los pichones levantan el vuelo dentro del avión manteniéndose a cinco pies del piso, cerca del techo. Al volar los pichones el avión:

 

a) pesa menos y se eleva más de cinco pies

b) pesa igual y se eleva menos de cinco pies

c) pesa igual y no cambia de altitud

d) pesa menos y desciende más de cinco pies

e) pesa igual y desciende menos de cinco pies

 

 

 

 

 

Por supuesto es irrelevante que el avión sea o no presurizado. Al elevarse los pichones el peso total no se altera, puesto que el aire desplazado por las alas de los pichones ejerce sobre el piso exactamente la misma fuerza que ejercían los pichones posados, pero el centro del gravedad del avión se mueve hacia arriba. A menos que las fuerzas que actúan sobre un avión varíen es el centro de gravedad el que mantiene altitud constante, no el avión. Por lo tanto el avión tiene que haber descendido ligeramente a fin de que el centro de gravedad se mantenga a la misma altitud y e es la respuesta correcta.